Las máscaras de esquí o snowboard no son solo un complemento del equipamiento, sino que son un elemento imprescindible para la práctica de deportes de nieve. Estas, y las gafas, se suelen incluir dentro de la misma categoría de máscaras de esquí.

Usar gafas para la nieve evita problemas relacionados con la vista, pero para ello hay que optar por modelos que realmente sean de calidad.

Ventajas de usar unas gafas de esquí para la nieve

Las gafas para la nieve, ya sea para practicar esquí o bien usar una máscara para snowboard, evita lo que se conoce como ceguera del esquiador. El sol, a altitudes elevadas donde están situadas las estaciones de esquí, emite mucha radiación ultravioleta a alta intensidad. Esto puede generar problemas como conjuntivitis, irritaciones o pérdida temporal de visión.

Además, utilizar gafas ayuda a que los ojos no lloren tanto cuando se practica deporte. En caso de no estar esquiando o practicando snow, también hay que proteger la visión, y por ello, cuando nieva es recomendable usar gafas de esquí que sean de calidad.

En comparación con las gafas, las máscaras de esquí aportan ventajas como un mejor sistema de sujeción que es más cómodo durante el movimiento, una mejor integración con el resto de la equipación.

Las gafas, por su parte, son más fáciles de mantener y se pueden usar para otras actividades como el alpinismo.

Características de las máscaras de esquí

El atributo principal que deben cumplir las gafas para la nieve es que las lentes cuenten con certificación europea CE. Eso va a garantizar que la protección frente a los rayos UVA y UVB es el 100 %.

Las lentes de las gafas y máscaras se pueden clasificar en cinco escalas, del 0 al 4, siendo el 4 la que más bloquea la luz, en un 95 %. Las categorías se ajustan mejor o peor al color de la nieve: noche, indoor, nublado, sol y glaciar. Una opción interesante es acudir a gafas de esquí fotocromáticas, que son aquellas que tienen lentes que cambian de color en función de la luz que reciben.

Cómo elegir las gafas de esquí correctamente

La elección de las gafas de esquí va a estar determinada por el tipo de actividad a practicar, y más aún, por las condiciones de visibilidad e iluminación. Las gafas del 0 son prácticamente transparentes, las del 1 tienen lentes bastante claras, las del 2 son lentes de un color intermedio, y así sucesivamente.

Esto implica que, si estamos en Baqueira Beret y hace mucho sol (algo que es común en al menos uno de cada tres días durante la temporada alta de esquí), lo recomendable es acudir a una máscara de snowboard de categoría 4 que bloquee mucho la luz solar y que tenga lentes de colores oscuros.

En cambio, si las condiciones meteorológicas son de nieve y precipitaciones, con el cielo nublado, habrá que decantarse por máscaras de una escala inferior con lentes en tonos más claros.

A este condicionante hay que añadir algunos también importantes como el total de elementos de seguridad y confort que incluyan (espumas para garantizar un mejor contacto con la piel, sistema de doble lente, integración con el casco….), y la posibilidad de decantarse por una máscara con diseño OTG (Over The Glasses), para corregir la graduación.

 

En la categoría de máscaras de esquí se incluyen tanto las máscaras propiamente dichas como las gafas para la nieve. La elección de un dispositivo u otro va a depender del tipo de actividad a realizar y la versatilidad que ofrecen ambas, así como aspectos relacionados con su resistencia y durabilidad.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies