Antes de disfrutar de una linda jornada en la montaña hay que tener en cuenta ciertas cuestiones para que todo salga perfecto, desde elegir la ropa adecuada a llevar las cosas necesarias para pasar el día. Pero, sin duda, lo más importante es saber cómo ajustar unos esquís.

Tan importante como saber elegir unos esquís es ajustarlos correctamente, es algo que nunca debes dejar pasar y es recomendable comprobarlo antes de salir a la montaña, pero ¿sabes por qué es tan importante?

¿Por qué es tan importante la fijación de los esquís?

Saber cómo ajustar unos esquís es fundamental en nuestra seguridad, pues las fijaciones nos mantienen seguros mientras nos deslizamos, pero en caso de caída o incluso de torsión, estos se tienen que soltar para prevenir lesiones.

Tener el conocimiento sobre cómo ajustar unos esquís, por ejemplo, nos ayudará en caso de que la posición de la pierna con respecto al esquí esté girada, este se deberá soltar para no forzar la articulación y evitar lesiones en ligamentos. En los casos de caída, este también se debe desenganchar sin problema.

Cómo ajustar unos esquís en 3 pasos según la norma DIN

Ahora que sabes que esto es una cuestión de seguridad primordial seguro que te estás preguntando cómo ajustar unos esquís de manera adecuada. Nuestra recomendación será siempre que lo dejes en manos de profesionales capacitados para ello.

No obstante, hay una normativa universal para ayudar a elegir el ajuste adecuado para cada persona, e incluso para el tipo de esquí que se va a practicar en ese momento. La norma DIN ISO 11088 nos da los pasos a seguir para encontrar el ajuste perfecto a nosotros a través de una tabla.

También hay aplicaciones o calculadoras online en las que completando los campos de información requeridos por la DIN, se nos facilita el ajuste adecuado, ¿quieres saber cómo ajustar unos esquís con la normativa? ¡Vamos a ello!

1. Físico del esquiador

No te sonrojes pero lo primero por lo que te van a preguntar es por tu peso y altura. Son cuestiones fundamentales a la hora de adaptar los ajustes correctamente por lo que no puedes mentir y, a mayores, tienes que tener también en cuenta el peso que te aporta la ropa o incluso la mochila que lleves en ese momento. Después nos aparece un código que se corresponde, según esos dos parámetros, al tipo de esquiador.

En la tabla DIN nos encontramos que para determinado peso se correspondería una altura en la que, la inmensa mayoría encaja pero ¿y si no es así? Lo mejor es que junto con el resto de cuantificaciones consultes con profesionales.

Después de seguir las columnas de peso-altura encontraremos otras en las que aparecen las diferentes longitudes de la suela de la bota, tendremos que seguir la fila correspondiente y encontrar la columna en el que se encuentre la nuestra.

2. Edad del esquiador

La edad del esquiador es también un parámetro a tener en cuenta a la hora de saber cómo ajustar unos esquís. Este es el paso menos complicado, pues se suele dividir en esquiadores con menos de 50 años o con más. Una vez se conoce esto, podemos seguir para encontrar el ajuste perfecto.

3. Nivel del esquiador

Otra de las cuestiones importantes a tener en cuenta para saber cómo ajustar unos esquís es el nivel del esquiador que los monta. De manera resumida, la normativa DIN nos agrupa en 3 tipos básicos:

  1. Tipo 1: Sería un esquiador tranquilo, que va a baja velocidad y en pendientes no muy inclinadas.
  2. Tipo 2: En este caso sería un esquiador con experiencia en todo tipo de terrenos y que no teme ir a diferentes velocidades.
  3. Tipo 3: Esta sería la categoría para esquiadores más atrevidos, a los que les gusta ir a una alta velocidad y disfrutan en pendientes fuertes y terrenos de todo tipo.

Una vez te puedas encasillar dentro de alguno de estos tres grupos tendrás que elegir una casilla de la tabla, si eres de grupo 1, te quedas con el mismo valor que te asigna la fija la tabla, si eres de grupo 2, bajas una fila en la tabla, si eres de grupo 3, bajas 2 filas en la tabla DIN.

Cómo ajustar la pretensión

De nuevo, recomendamos que este paso lo dejes a profesionales pues cada fabricante tiene una manera de realizar el ajuste adaptado a sus esquís. La pretensión es el sistema que permite que la talonera se desplace cuando el esquí se flexiona, es lo que define la medida adecuada entre la puntera del esquí y el talón para la longitud de nuestra bota.

Ahora ya sabes cómo ajustar unos esquís de manera correcta para disfrutar de una jornada perfecta. Nuestra escuela tenemos adaptamos a través de nuestros profesionales los esquís, pues nada es más importante que la seguridad. Si quieres disfrutar de clases de esquí en Baqueira con deportesjmoga.com podrás hacerlo con total tranquilidad y ¡lo pasarás genial!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies