El esquí de travesía se practica fuera de las pistas convencionales e implica atravesar zonas no tan pulidas, menos cuidadas. Esto implica usar un equipamiento diferente al del esquí alpino. Por eso es importante saber cómo elegir esquís de travesía y qué aspectos hay que tener en cuenta.

En Baqueira Beret, con la ayuda de Deportes J.Moga, podrás estar al tanto de todos estos detalles en los que profundizamos a continuación. Y recuerda, el Pirineo leridano es una de las mejores zonas en España para practicar esta modalidad de esquí.

Cómo elegir unos esquís de travesía

Esta modalidad también se conoce como esquí de montaña, por lo que no debe sorprendernos si alguien se refiere a ella como tal. Ante la pregunta de cómo elegir esquís de travesía, los factores más importantes a considerar son cuatro: el peso del esquiador, el tipo de esquí, el nivel técnico y la talla.

Cómo elegir esquís de travesía: el peso del esquiador

La regla general es escoger tallas más grandes para esquiadores más pesados y tallas más pequeñas en los esquiadores más ligeros. Pero a este criterio se le suman otros aspectos como el objetivo que se busca.

Así, si quieres aumentar el rendimiento en el descenso, habrá que optar por esquís más largos y con núcleos reforzados para ganar en rigidez.

Para ascender de manera más rápida, ya sea en foqueos o en porteos, hay que acudir a esquís más ligeros, lo que implica menores prestaciones en el descenso.

Los modelos que son más cortos y estrechos son más manejables, perfectos por tanto para el ascenso.

La modalidad de esquí de montaña a practicar

A diferencia del esquí alpino, en el esquí de travesía el nivel técnico influye menos que la modalidad de esquí a practicar, aunque también es relevante. Atendiendo a este criterio podemos hablar de esquís de travesía deportiva, polivalentes o esquís de freeride.

Los primeros son los más adecuados para profesionales de esta modalidad y para personas que realmente disfrutan con el esquí de travesía, aunque no son aconsejables para esquiadores muy corpulentos.

Los polivalentes son perfectos para personas que combinan los foqueos con los descensos en pistas y que hacen uso de remontes mecánicos y escapadas fuera de las estaciones.

Finalmente, los esquís de freeride son ideales para quienes hacen uso de esta modalidad fuera de las estaciones de nieve. Son solo recomendables para esquiadores con un nivel avanzado.

El nivel técnico

El nivel a la hora de esquiar influye poco en la decisión, pero hay que tener en cuenta que practicar este deporte fuera de pista es siempre más peligroso que hacerlo en las estaciones, porque las nieves no están tratadas.

Esto nos lleva a usar esquís que sean polivalentes, pero que, sobre todo, resulten cómodos y ofrezcan percepción de seguridad.

La talla en el esquí de travesía

Un último condicionante es la talla para el esquí de travesía, que va a depender de la modalidad a practicar.

Para los esquís de travesía polivalente, la mejor opción es decantarse por modelos que sean entre 5 y 15 centímetros más cortos que el tamaño del esquiador.

En caso de optar por freeride fuera de pistas, donde lo que se busca son sensaciones positivas en las bajadas, habrá que elegir modelos del mismo tamaño que la altura total del esquiador.

 

Entender cómo elegir esquís de travesía implica conocer bien la modalidad de esquí a practicar, tener cierta soltura sobre la nieve y, a partir de ahí, decantarse por modelos que te hagan sentir cómodo sobre ellos.

 

Encuentra más información sobre nuestra escuela de esquí en baqueira

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies