Las técnicas del esquí incluyen todas aquellas estrategias o movimientos encaminados a mejorar el desplazamiento en la nieve sobre los esquís. Esquiar es un ejercicio que implica mucho equilibrio, pero también mucha coordinación, y como nadie nace sabiendo, la clave está en ejercitarse mucho y aprender a base de la experiencia.

En este proceso, la ayuda de preparadores y monitores es siempre bienvenida. En Deportes J. Moga y nuestra escuela de esquí en Baqueira Beret ofrecemos clases particulares y grupales para avanzar en todos estos movimientos para poder disfrutar de la nieve.

Importancia de la técnica en el esquí

Las técnicas básicas de esquí implican saber posicionarse correctamente sobre los esquís. La colocación adecuada del cuerpo es mantener las rodillas algo flexionadas con el torso inclinado un poco hacia adelante. La cabeza debe mirar al frente, con los esquís separados a la anchura de las caderas y planos sobre la nieve.

Las caderas son las que van a facilitar una mejor movilidad de las piernas, y han de colocarse un poco hacia atrás, pero manteniendo siempre el centro de gravedad sobre los pies. El objetivo es que el peso corporal se reparta por todo el cuerpo y sea más cómodo esquiar.

Una técnica de esquí adecuada va a facilitar los movimientos sobre las pistas, va a reducir el cansancio acumulado y disminuye el riesgo de sufrir caídas y lesiones. Además, permite alcanzar mayor velocidad en los descensos y disfrutar más de este deporte.

Cómo puedes mejorar tu técnica

Mucha gente cree que las técnicas del esquí están determinadas por el tipo de nieve o la pendiente de la misma, pero esto en realidad no es así. Con una buena posición sobre los esquís y una capacidad de adaptación rápida a los obstáculos que ofrece la pista basta para esquiar con comodidad.

No obstante, esto se consigue acudiendo a algunas recomendaciones, como mantener una buena forma física, realizar ejercicio de equilibrio en seco y repetir incansablemente todos estos movimientos.

Practicar la técnica de esquí sobre el suelo o sobre plataformas

La posición básica para esquiar es la que se consigue flexionando las rodillas, centrando el cuerpo, separando los esquís a la altura de las caderas, colocando estas ligeramente hacia detrás y mirando con la cabeza al frente. Al tiempo, los brazos han de situarse hacia adelante y relajar el tronco.

Este movimiento podemos ensayarlos en temporada o fuera de ella sobre el suelo, sobre una esterilla, al tiempo que hacemos, por ejemplo, sentadillas. Otra opción es hacer esto propio sobre una plataforma inestable, con lo que mejoraremos el equilibrio y potenciaremos varios grupos musculares, entre ellos los del core.

Estar en forma física para esquiar en temporada

Otro aspecto importante a la hora de conservar buenos movimientos es mantenerse en buena forma física fuera de la temporada de esquí. Todos los deportes estacionales obligan a este proceso, pues de lo contrario, cuando se inicia la campaña activa, ejercitarse y entrenar puede conllevar más riesgo de lesión.

En cualquier caso, las técnicas básicas de esquí son muy accesibles, especialmente cuando quien las señala es un monitor especializado.

 

Las técnicas del esquí son claves para desplazarse por la nieve con menor riesgo de sufrir caídas dolorosas y tienen como objetivo clave disfrutar de este deporte. Son sencillas, pero implican esfuerzo y trabajo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies